Blog

Archive for 22:47 hrs.

(English) Mexican Real Estate

22:47 hrs.

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en English.

Amistad, Música y Gastronomía

08:44 hrs.

Diletante

A los amigos se les acompaña en las alegrías y en las penas; en las buenas y en las malas. Así, cuando nos enteramos de que unos amigos esperaban con angustia y expectación el arribo de un hijo proveniente de Cuba, nos unimos para acompañarlos y ofrecerle nuestra hospitalidad a los recién llegados: Aníbal Cruz Cesar y su novia Irialey L. Gómez.

Aníbal padre y su esposa Enely, son dos médicos cubanos que después demuchas vicisitudes salieron de su natal Cuba con la intención de instalarse en México, y en particular en Puerto Vallarta. Aníbal, al igual que su hijo del mismo nombre y la novia de éste, son músicos. No debió haber sido fácil tomar la decisión de buscar una mejor vida en otro país, sin embargo, México, el hermano mayor ofrecía la oportunidad de hacer carrera y lograr un mejor nivel de vida. La sencillez, honestidad, la alegría que proyecta esta familia les ayudó a encontrar gentes de buena voluntad, que al inicio les abrió los brazos, y he aquí que ya están entre nosotros, como nuevos miembros de nuestra comunidad. Sus amigos organizamos una comida en un buen restaurante: LA HACIENDA ALEMANA, de Mike Pohl, lugar donde cotidianamente se reúne el grupo a comer.

Con faz adusta por la tristeza pero con voz firme y emotiva Aníbal hijo dio las gracias por la recepción con lo cual contagió a las dos docenas de comensales que asistimos al evento. Sin embargo fue solo un momento, pues en agradecimiento, nos advirtió, los músicos nos ofrecerían algunas composiciones de su tierra.

Afuera del local la lluvia caía con displicencia mientras Aníbal, un pianista consumado, afinaba con diligencia su aparato musical a falta de piano. Aníbal, es concertista y profesor de piano. <Practica conjunto y puede integrar cualquier conjunto musical>, nos deleitó con VIDA LOCA del compositor cubano Francisco Céspedes. ¡Una entrada sensacional! Siguió luego con YOLANDA de Pablo Milanés, para escuchar un gran aplauso de los asistentes. Para entonces “el hielo se había roto” y todos, familia, músicos y convidados habíamos entrado en la vena musical cubana. NO la música popular que conocemos más, no la música del trópico que tanto contagia; en esta ocasión escuchamos un concierto de música cubana culta; fina y de calidad, y si el escenario fue improvisado los ejecutantes no lo fueron. En el programa siguió la joven Irisley, una virtuosa de la guitarra, quien con verdadera maestría y tesitura de mezzosoprano nos deleitó con “Un día de noviembre” y Canción de cuna” de Leo Brouwer. Una música celestial digna de un proscenio de lujo y escuchantes vestidos de gala. Irisley es concertista profesora de guitarra, práctica de conjunto, copista y directora de conjunto música popular.

Aníbal hijo ocupó el centro de las miradas y nos conmovió con su voz educada de barítono, con “Longina” de Manuel Corona y “Y tú que has hecho” de Eusebio Delfín. El entusiasmo vertido en calurosos aplausos no se hizo esperar con lo cual le arrancamos varias sonrisas al taciturno genio, que de seguro extrañaba su piano. Graduado de nivel medio superior de la educación técnico profesional, cursa estudios en el Instituto Superior de Arte de la Universidad de la Habana.

Y como en un banquete gastronómico bien planeado, los platos van de menos a más, la familia se lució en todo su esplendor regalándonos un canto a tres: “Capullo de alelí”, “Cuba, que linda es Cuba” y del repertorio tradicional: “Son de la Loma” de Miguel Matamoros. Para finalizar Aníbal padre cantó: “Amor”, de Pablo Milanés. En este ágape que comenzó bajo la égida de la amistad y nos llevó al éxtasis del arte musical, casi se nos pasa por alto, <con perdón del anfitrión> el otro arte: el de la gastronomía. Degustamos un menú ecléctico, interesante y sabroso: “Tiritas de pescado marinado al estilo de Zihuatanejo”, “Gulasch de res sobre tallarines hechos en casa” y una exquisita “Mousse de chocolate”.

Afuera, la lluvia no quería despedirse, al parecer se quedó invitada a disfrutar de ese arte venido del cielo y que en esta ocasión pasó por Cuba.